El año que se va…

Hola nuevamente. No podía despedir este 2015 sin un mensaje sobre todo lo que ocurrió este año. No acostumbro publicar esta clase de notas pero considero que en esta ocasión lo amerita y me he tomado unos minutos para hacerlo.

Este año comenzó de una manera muy distinta a como está terminando. Es curioso como las circunstancias cambian tan drásticamente en un lapso tan corto de tiempo, pero la verdad en esta ocasión no puedo quejarme.

Hace 2 años todavía lamentaba una pérdida que fue muy catastrófica para mi en su momento pero que poco a poco fui superando al enfocarme en mi pasión por los Playmobil y al encontrar un grupo de personas con los mismos intereses, a tal grado de que empecé a participar en exposiciones y a aumentar considerablemente mi colección que no había tenido cambios significativos casi desde mi infancia. Fueron experiencias y momentos muy gratificantes pero desgraciadamente en este año me di cuenta que vale más el interés y los reflectores que el compañerismo y la pasión por este pasatiempo, y ahí sufrí otra pérdida.

Afortunadamente en esta ocasión no fue tan catastrófica, al contrario, me ayudó a concentrarme más en otras cuestiones como mis clases de natación a las que no he faltado durante los más de 4 años que empecé a practicar ese deporte. Ahora que estoy en la YMCA, conocida como “Guay” en México, he conocido mucha gente que ha valido la pena y vivido momentos inolvidables que en toda mi vida no había experimentado. Casi me siento como parte de un grupo, lo que nunca había tenido el agrado de sentir antes, al menos no fuera de Internet, y no es de extrañarse, porque precisamente este año también encontré la respuesta a porqué me siento de otro mundo.

Hace unos meses descubrí que tengo síndrome de Asperger, y al ser diagnosticado y confirmar mi descubrimiento sentí un gran alivio. Resulta que sí tiene explicación el porqué soy como soy, por qué no le veo lógica a muchas cosas que casi toda la gente a mi alrededor hace todo el tiempo, y por qué a mucha gente tampoco le gusta que uno sea tan honesto y estricto todo el tiempo. Aprendí que no es malo ser así, y que la gente que le importe lo tiene que aceptar, aunque yo también he tratado de trabajar para que mi percepción del mundo y la percepción que tienen los demás no sean un obstáculo tan grande para que no me pueda llevar bien con otros, aunque claro, hay cosas en las que de plano no voy a ceder, como a que me guste la música de “microbusero”, jajaja

En fin, este año ha sido muy interesante. Esperemos que este próximo sea todavía más. Saludos y espero que se la pasen muy bien con sus seres queridos.

Anuncios

2 comentarios sobre “El año que se va…

Agrega el tuyo

  1. Amigo que chido leerte y que importa como veamos el mundo aún sin esa disque enfermedad nadie vemos igual las cosas, se tu mismo como siempre lo has sido y sigue compartiendo con nosotros tu ser gracias gracias gracias!!!!

    1. Hola. El Asperger no es una enfermedad, es un trastorno. No se puede contagiar, simplemente se nace con él, desgraciadamente, jajaja

      Gracias por el comentario. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: